viernes, 31 de agosto de 2012

Cerro de San Blas

Bueno, hoy me toca a mi. Voy a proponeros una ruta cercana, nada montañera, accesible para cualquier persona y que puede acompañarse de otros disfrutes de los que os hablaré al final. La idea es desplazarnos hasta la villa segoviana de Fuentidueña (unos 82 kms. y una hora y cuarto de viaje tranquilo) para hacer la conocida como Ruta del Cerro de San Blas. A pie de página os dejo la ruta y el mapa en escala 1:50.000

Dejamos el coche en el área recreativa que hay junto al río Duratón (41º 26.616 N - 3º 58.531 W para los amantes del GPS) donde podemos encontrar el típico "cartelón" para informarnos de la flora y la fauna de la zona.
Tomamos el camino que va hacia el frontón y a unos 700 metros encontramos una bifurcación en la que ya aparece el primer hito de esta ruta (está perfectamente marcada) que nos indica que sigamos por nuestra izquierda.
Cogemos esta pista, paralelos a un arroyo prácticamente seco durante todo el año, e iremos ganando altura lentamente hasta que aproximadamente en el km. 2 nos encontramos un nuevo hito que nos indica que tomemos una senda de rodadura que aparece a nuestra derecha. Aquí la pendiente se hace un poco más fuerte y empiezan a aparecer algunas pequeñas encinas que "alegran" algo la vista.
A nuestra izquierda vemos las ruinas de la ermita de Santa Cruz que dejamos para otra visita, y seguimos por la senda cada vez menos marcada pero perfectamente identificada por los hitos, hasta llegar a una zona de rocas.
Ya sólo nos queda llegar arriba y ahora si, ahora si que podemos disfrutar de unas vistas inigualables: la villa de Fuentidueña, el pantano de Las Vencías con su presa, el valle del Duratón, la Tierra de Pinares segoviana, Sierra de Guadarrama,... Es ahora cuando merece la pena la subida (si se hace en verano y no madrugas te puedes acordar de aquello que decía Machado: "Sobre los agrios campos caía un sol de fuego..." ¡Hay que joderse lo bien que describe Castilla un andaluz!) y sin duda disfrutaremos del vuelo de algunos buitres que tienen por la zona sus nidos y sus puestos de vigilancia y que a veces parece que dicen: "a ver cuando se cae este para darnos un festín" :-) 
Una de las cosas que mas me llamó la atención fue el suelo: se puede ver como el agua se come la roca haciendo pequeños agujeros que en el futuro acabarán con el cerro, como indican los desprendimientos al pie del mismo.

Ahora toca bajar, y se puede hacer por el mismo camino de subida u optar por una versión un poco más libre: bajar por el bosquecillo que tenemos al frente hasta el embalse de Las Vencías. Para esta opción es aconsejable, al tiempo que se desciende, desviarse un poco hacia la derecha bordeando el corte del cerro para dar con el cauce de un riachuelo que nos permitirá descender hasta cerca de la presa. En todo caso, cada uno puede tomar el camino que le sea más favorable, lo único que llegará al embalse un poco más cerca o lejos de la presa y allí seguir el sendero que bordea el agua hasta llegar al final. Una vez allí sólo nos queda seguir la pista hasta la zona de recreo de la que partimos, donde podemos tomarnos una merecida cervecita.

Bueno y ahora los placeres que acompañan a la ruta: 
  1. LA COMIDA. La ruta hay que hacerla por la mañana, para, al acabar, poder disfrutar de uno de los mejores lechazos asados del mundo (sino el mejor). Se puede decidir por uno de los restaurantes de Fuentidueña pero yo aconsejo desplazarse hasta Sacramenia, a siete kilómetros y pasarse por cualquiera de los asadores del pueblo (yo siempre opto por Restaurante Maribel en la plaza mayor, que tienen carnicería propia y hornos de asar típicos castellanos: ladrillo refractario, calor constante de leña, agua, sal y lechazo del de verdad). Es muy IMPORTANTE llamar el día anterior (al menos) para reservar sitio e indicar el número de cuartos de asado que se quieren, pues de lo contrario es muy posible que no encontremos sitio y por supuesto que asado no encontraremos (sólo asan los que tienen encargados y así garantizan que no es recalentado.)
  2. LA BEBIDA. Seguro que para acompañar el lechazo os ofrecen unos riberas de postín, pero una vez más me permito aconsejaros que elijáis uno de los de la Denominación de Origen Protegida "Vino de Calidad de Valtiendas". Cualquiera de ellos merece la pena, pero para mi gusto "Vennur" de Bodegas Zarraguilla es de lo mejorcito.
  3. LOS POSTRES. Además de los que os podáis meter entre pecho y espalda tras el lechazo no hay que olvidarse de pasar por la panadería del pueblo (en la misma plaza) y traerse unas madalenas "como las de antes", que según me cuentan son de chuparse los dedos (mi glucosa me juega estas malas pasadas).


Bueno y poco más, sólo que os animéis y disfrutéis de todo lo anterior.

SALUDOS Y HASTA LA PRÓXIMA

MAPA

RUTA GOOGLE EARTH


1 comentario:

  1. Antonio, muy buena crónica, aunque no se que destaca más, si la parte propiamente rutera o los “placeres” que la acompañan. “Tanto monta, monta tanto”.

    Por cierto gracias por darle un poco de “vidilla” al Blog durante el verano.

    Ya sabéis que si os animáis a hacer alguna crónica de vuestras rutas y queréis compartirla, nos la podéis mandar, y hacer más activo el Blog.

    Saludos a todos, felices fiestas y esperamos veros en la primera ruta del otoño.

    ResponderEliminar